Al final fueron 2 juegos contra Sanarate

Ni el principal escritor de ciencia ficción hubiese pensado una historia así para este partido.  De hecho pararon siendo 2.  Juego uno del minuto 1 al 35 del primer tiempo y el numero dos de ahí hasta el final.  ¿Qué fue lo que marcó tal diferencia?  La expulsión del Pelón Robles.  Lo extraño de eso no es que nos consideremos infalibles sino que habiendo una agresión mutua el árbitro sólo considere que el crema debe ser expulsado.

En el primer juego Comunicaciones llegó a controlar al rival que intentaba tener un gran peso en el medio campo, arrebatarlo.  Al principio lo logró pero la balanza se terminó cayendo sobre nuestro lado.  De tal cuenta hubieron varias ocasiones pero era el día del debutante.  César Morales sabe tocar bien las rancheras y sabe definir sin ponerse nervioso.  Se encontró con un centro pasado perfecto pero no sólo llego a ponerle el píe, le pusó todo el corazón.  La celebración fue un volcán en erupción.  Checha está presente y viene a hacer diferencia, ahora si que se vengan más minutos.  El rival llegaba timorato a nuestra área.  No metía miedo.

Para el segundo partido la cosa cambió y mucho.  El rival no terminaba de creer lo que estaba sucediendo.  El entrenador metió un delantero más para ser más ofensivo y paró perdiendo el medio campo.  Comunicaciones se sintió seguro que tenía con que sacar el resultado.  Del banquillo tuvo que venir la respuesta, nuevamente otro jugador para retomar la media cancha.  Se esperaba la respuesta del banco crema y esta vino con un defensa para reforzar el espacio dejado por Pelón.  El transcurrir seguía sin mucho susto para el albo.  De repente se vinieron 2 permutas al mismo instante.  Entró el debutante Cardona y se sustituye al frente a Emiliano por Chinchilla.  Seguramente se buscaba refresco pero se encontró con que Sanarate tomó la pelota en lugares muy peligrosos.

Tanto así que reciben el cobro de un tiro libre.  Hernández envía un misil teledirigido a nuestro ángulo e inatajable a todas luces.  Era así como se igualaban las acciones.  Los nuestros se tomaron el orgullo en la frente y con todo y jugar tanto tiempo con un elemento menos intentaron el segundo.  La más cercana un tiro de Marquez que hizo que Mota implorara a todos los dioses del Olimpo, la bola paso raspando la pintura del poste.  Al final nos llevamos un duro y sufrido empate que nos impone como obligación ir a rescatar esos 2 puntos fuera de casa.  Somos Comunicaciones y debemos ir sin duda a hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *