Que el stress no nos gane la partida

Especialmente el aficionado que va a la cancha y paga su boleto en taquilla, tiene todo el derecho de exigir lo mejor de parte del equipo.  Eso es una premisa tan grande como un templo.  La situación del equipo en los últimos torneos es algo que no pasaba por nuestra mente ni en nuestra peores pesadillas. Un equipo que permanece a media tabla sin probar lo que es la punta del torneo.  Sufrir por clasificar entre los primeros 6 es para causar agruras emocionales.  Todo es es comprensible y como aficionados que siempre vamos al Estadio a apoyar estamos con el derecho de manifestar nuestra inconformidad.  Pero que el stress no orille a no apoyar sino a machacar.

Todas esas son cosas muy puntuales… inobjetables.  En lo que no estamos de acuerdo es en permitir que el stress le gane la partida al corazón crema.  En cuanto se trate de análizar y criticar constructivamente es muy bienvenido pero en donde pasamos a la faceta de desearle lo malo al equipo es señal que se nos está yendo de las manos el sentimiento.

Recordamos el partido del torneo anterior donde perdimos en Guastatoya.  Se criticó tan fuertemente el mal defender del equipo.  Se pudo leer cualquier clase de calificativo peroyativo.  Definitivamente esperamos de nuestro equipo que sepa frenar los embates del rival. Igualmente en el apertura cuando se cayó eliminado en San Marcos se volvió a atacar duramente al equipo por no saber defender.  Ahora que se tuvo el argumento futbolístico para anotar el gol y defenderlo en un clima muy duro con un equipo que salió con todo se vuelve a criticar al equipo por el sistema defensivo empleado.

Me pregunto si el stress nos está ganando la partida para perder la conciencia que así como estamos en nuestro derecho de criticar también tenemos el deber de ir a APOYAR a la cancha.  Como lo dijo el buen sabio Rey Salomón, para todo hay tiempo sobre esta tierra.  Tiempo para analizar para aportar y tiempo para ir a la cancha a apoyar.  Que el stress no nos gane la partida en el corazón crema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *